Un día en Formentera

26/01/2016

Os proponemos un itinerario de un día para conocer la isla de Formentera, llegando en barco y recorriéndola en moto por carretera.

Comenzamos alquilando uno de nuestros barcos para day charter en el  Puerto de Ibiza.  Os aconsejamos un servicio de taxi marítimo como medio más económico para llegar hasta Formentera, sólo pagáis el trayecto, aunque dependiendo del número de personas,  seguramente os resulte más rentable alquilar el barco el día completo, con patrón o sin patrón (dependiendo del tipo de barco y de vuestra titulación y experiencia). De este modo no sólo haréis el trayecto Ibiza-Formentera, sino que podréis navegar y desplazaros a playas super exclusivas, difíciles de acceder de otra manera, y además podréis permitiros el lujo de fondear sobre aguas transparentes y turquesas.

Al llegar al Puerto de la Savina  buscamos la calle principal y alquilamos una motocicleta en una de las tiendas.  Tomamos después la primera carretera a la izquierda.  Pasaremos  junto al Estany Pudent, una laguna unida al mar por un estrecho canal.

Tomaremos el camino de tierra señalado por un gran cartel del parque natural (¡cuidado con los baches!). La carretera bordea las salinas. En el cruce, con una bandera pirata, debemos girar a la izquierda.  Después de menos de un kilometro hay que seguir a pie, hacia Punta Trocadors. Entre pequeñas colinas calcáreas, atravesando bancos de arena rodeados de playas a ambos lados y  tras 15 minutos andando llegaremos al extremo norte de Formentera: en frente está la isla de Espalmador a la que, en verano, se puede llegar caminando por una franja de arena que emerge en medio del mar y nos cubrirá hasta el pecho prácticamente. En ocasiones puede resultar peligroso dependiendo de la mar.

Espalmador es uno de nuestros destinos principales siempre que se alquila un barco.  Tomaremos un baño de sol junto a sus aguas, entre el azul y el verde. A la hora  cogeremos otra vez la motocicleta y regresaremos hasta la bandera pirata que señala la playa. Aquí encontraremos la magnífica cocina del chiringuito Beso Beach, en playa de Illetas.

Tras comer, volveremos a la carretera donde alquiló la moto y giraremos a la izquierda, en la dirección contraria al puerto. El Estany d´es Peix, donde desde la antigüedad se practica la cría de peces y la pesca, bordea la carretera durante un breve tramo. Siguiendo recto encontraremos una rotonda y, girando a la derecha, llegaremos a Sant Francesc Xavier, la capital de Formentera, donde se puede visitar la Iglesia Parroquial (de 1726) y la capilla Sa Tanca Vella, construida en el siglo XIV por orden del arzobispo Pere du Clasqueri, para el primer grupo de colonos.

Una vez atravesado el pueblo, la carretera sigue hacia el extremo meridional de Formentera: Cap de Barbaria. Desde aquí, en los días claros, se puede ver África. Antes de llegar al faro, el recorrido serpentea a través de un exuberante pinar. En tiempos era todavía más frondoso, al menos hasta la depresión americana de 1929, cuando muchos emigrantes se vieron obligados a regresar aquí y trabajar como carboneros, utilizando la madera de los pinos, la única disponible. Al llegar al faro,nos situaremos junto al murete que lo rodea, en el lado derecho. Desde ahí, contaremos 20 pasos en paralelo al mar. Verá un gran hoyo que se abre en el terreno. Las rocas que lo circundan están lisas por la cantidad de curiosos que se han dejado caer en él.  Entre sin miedo. En el interior se abre una gruta natural que desemboca en medio de la escollera. El espectáculo será inolvidable.

Vuelva hacia Sant Francesc Xavier y a 100 metros antes de llegar al pueblo, gire a la derecha. Tomará el Camino viejo, asfaltado sólo en algunos cortos tramos y que recorre toda la isla, hasta el promontorio de la Mola (siempre está a la vista; tómelo como referencia para no perderse en los numerosos cruces). Inmerso en la desolación de la campiña de Formentera se verá rodeado por un agradable y relajante silencio.

Cuando esté próximo a La Mola, tome cualquier sendero a la izquierda y vuelva a la carretera principal. Comience a subir: el panorama abarca Ibiza y Formentera. Al llegar a la cima, la carretera vuelve a ser llana y pasa junto al pueblo de El Pilar, con la iglesia fortificada del siglo XVIII. Si es domingo, verá en un claro los puestos del mercadillo, donde podrá hacer una parada para comprar prendas hechas de modo artesanal. La carretera finaliza en Punta de San Ruda. Cerca del faro podrá ver la lápida conmemorativa en honor a Julio Verne, que se inspiró en la isla para su novela Viaje alrededor del Sol. En esta escollera, durante la Nochevieja, las gentes de Formentera esperan el primer amanecer del Año Nuevo. Vuelva luego sobre sus pasos y, pasado el estrecho istmo que une las dos alturas de Formentera, gire a la derecha hacia Sant Ferrán, un grupo de casas con una bella iglesia de piedra arenisca. Siguiendo en línea recta se encontrará con el único centro turístico de Formentera: Es Pujols. Aproveche para hacer unas compras y para tomar algo en uno de los bares del paseo marítimo.

Puede volver a Ibiza en el último ferry o en cualquiera de nuestros barcos de alquiler, desde el puerto de La Savina o desde alguna playa donde le estaremos esperando gustosamente mientras disfrutamos de la puesta de sol.

Categorias: Formentera, Playas y Calas, Ruta turística

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>